22 sept. 2011

UN PATITO





El otro día, íbamos a ver a Julia (sobrina) y me apetecía llevarle algo. Esta vez cambié de animal, por que eso de hacer cosas en serie me cansa. ¿Un pato? pues si. Cuando acabé, noté que le faltaba algo, pensando un poco me acordé de ese hilo morado que tenía por ahí guardado. Hicimos unos mechones de pelo que además de sentarle muy bien, le hacía juego con el pañuelo. A Julia le gustó.



No hay comentarios:

Publicar un comentario